La Junta de Extremadura pone el foco en la digitalización de las cooperativas para ahorrar costos y apostar por la sostenibilidad


El director general de Agenda Digital, Pablo García, ha defendido para Extremadura «un modelo de explotación agraria digitalizada porque facilita su gestión, permite un ahorro significativo de costes, contribuye a la sostenibilidad de sus procesos y libera al agricultor o ganadero de tareas ingratas o repetitivas, con lo que también gana en calidad de vida o le proporciona el tiempo con el que conciliar mejor sus obligaciones profesionales con la vida personal o familiar».

Así lo ha manifestado este martes en las instalaciones de la Finca El Toril, en la localidad pacense de El Carrascalejo, durante su participación en la mesa en la que se ha analizado el proceso de transición hacia un modelo de cooperativa digital, las necesidades que implica y las ventajas que finalmente reporta el proceso, mediante un debate moderado por el subdirector de Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura, Emilio de Torres, que también ha contado con la participación del representante de Angloben, Pedro Ahumada.

El encuentro, que formaba parte del programa de la jornada «El Futuro del Campo Extremeño: la PAC y la Digitalización en las Cooperativas» organizado por Caja Rural, ha permitido asimismo poner de manifiesto «el carácter estratégico de ese camino hacia la digitalización del campo extremeño por lo que supone el sector agroalimentario para la economía regional, tanto en términos de PIB como de empleo».

El director general ha subrayado en este sentido «el carácter prioritario que tiene para la Junta de Extremadura facilitar ese proceso de transición tanto a través de convocatorias de ayudas como con la puesta en marcha de programas formativos, divulgativos y de asesoramiento que, desde hace años, se organizan a fin de contribuir al esfuerzo que requiere este proceso de reconversión».

Ha recordado asimismo que contar con un sector agroganadero muy cooperativizado como ocurre en Extremadura ha demostrado que facilita considerablemente el éxito de los proyectos de digitalización «como demuestran las experiencias que están llevando a cabo cooperativas de sectores como el del cerdo ibérico, el ovino y el caprino, o el olivarero en los que los productores tradicionalmente se han agrupado entorno a cooperativas de primer y segundo grado».

De igual forma ha destacado «el apoyo que siempre van a encontrar en los centros tecnológicos y de investigación extremeños» como el INTAEX, Finca La Orden-Valdesequera, el Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal, o el Centro de Agricultura Ecológica y de Montaña de Plasencia, agrupados entorno a CICYTEX, a la hora de experimentar y valorar los resultados que resulten de la aplicación de las nuevas tecnologías a la actividad agraria.

Por último ha animado al sector agropecuario a «recurrir a los servicios y oportunidades que brinda el Digital Innovation Hub de Extremadura (DIH) para realizar pruebas y experimentos, llevar a cabo programas de formación o, incluso, buscar financiación y ecosistemas para competir en un mundo hiperconectado y un modelo de economía globalizada como el actual».

Entradas relacionadas